Inicio » Arte y entretenimiento » Música y audio » ¿Por qué David Ruffin siguió escabulléndose en el escenario después de ser despedido?

¿Por qué David Ruffin siguió escabulléndose en el escenario después de ser despedido?

Una de las personalidades más influyentes de la era de Motown, David Ruffin, tuvo que colarse en las actuaciones de The Temptations. ¿Por qué tenía que hacerlo, a pesar de ser el líder de la banda? Conozcamos un poco más a Ruffin y entendamos lo que sucedió.

David Ruffin sorprendió a la banda y al público cantando una canción completa después de que The Temptations lo despidiera. La banda contrató más seguridad, pero Ruffin siguió subiendo al escenario para cantar.

¿Quién era David Ruffin?

Davis Eli Ruffin nació el 18 de enero de 1941 en Whynot, Mississippi. Su madre falleció durante el parto. Fue criado por el ministro de la iglesia bautista de su comunidad. Se fue de casa a la edad de 13 años para convertirse en ministro, pero rápidamente se encontró actuando en concursos de talentos de Memphis. Cuando era adolescente, comenzó a crear canciones y progresó de concursos de talentos a una carrera de cantante en toda regla con Dixie Nightingales, un grupo de gospel local.

Ruffin realizó una gira con numerosos grupos de gospel en sucesión, incluidos los hermanos Womack, los cantantes básicos y los colibríes Dixie. En el escenario, se convirtió en un verdadero showman, y su acto llamó la atención tanto del público del gospel como de los profesionales de la música secular.

Firmó con Chess Records de Chicago a los 17 años antes de mudarse a Detroit, donde conoció a Berry Gordy, el creador de Motown Records. La gran oportunidad de Ruffin llegó en 1963 cuando fue elegido para reemplazar a Eldridge Bryant como el vocalista tenor de The Temptations.

Ruffin luego asumió el liderazgo vocal en 1965, interpretando los clásicos como Mi novia, Desearía que llovieray No es demasiado orgulloso para mendigar. La banda tocó en American Bandstand y The Ed Sullivan Show mientras se convertía en estrellas internacionales de la música.

Comenzó a recibir la mayor parte de la atención de los medios como el nuevo líder del grupo, pero su estilo de vida errático, que comúnmente estaba relacionado con la adicción a la cocaína, también llamó la atención. Se consideró que estaba fuera de control cuando exigió privilegios específicos que no se otorgaron a los otros miembros del grupo.

Quería que el nombre del grupo se cambiara a David Ruffin and the Temptations, lo que llevó a la banda a despedirlo en junio de 1968. En 1969, Ruffin lanzó una carrera en solitario, con un éxito modesto con Mi mundo entero terminó. Pero su popularidad fue breve, lo que provocó que Ruffin abandonara la industria de la música durante tres años hasta que resurgió en 1975 con un sencillo entre los diez primeros. Aléjate del amory algunos éxitos menores.

Ruffin se unió a la gira de reunión de 1983 de The Temptations. Ruffin, junto con otras cinco Temptations, fue incluido en el Salón de la Fama del Rock & Roll en 1989. Solo dos años después, a la edad de 50, Ruffin colapsaría en una casa de crack de Filadelfia. Lo dejaron frente a un hospital horas después, donde murió por una sobredosis de heroína. (Fuente: Biografía)

David Ruffin escabulléndose en el escenario

Ruffin se estrelló en el concierto de Temptations el 7 de julio y saltó al escenario, arrebatándole el micrófono a Edwards, cantando en Ain't Too Proud to Beg y luego desapareciendo tan rápido como había aparecido. Ruffin realizó este acto en numerosas ocasiones durante la gira de julio de la banda. (Fuente: Hablar bajo)

A pesar de que la banda contrató seguridad adicional para mantener a Ruffin fuera, encontró formas de colarse en el lugar y subir al escenario mientras la banda tocaba una de las canciones que él había cantado anteriormente.

Ruffin lo había hecho tan pulcramente, tan rápido y sin problemas, que parecía demostrar que todavía era un Temptation, que se había tomado un año sabático hasta que estuvo listo para retomar su papel legendario.

Ruffin solo estaba tratando de regresar a la banda, y la reacción de la multitud fue su forma de demostrar su punto. Era tan Ruffin, tan fuera de lugar. En cierto modo, fue divertido.

Ruffin escabulléndose en el escenario se convirtió en una historia en curso, con los fanáticos estirando el cuello durante los shows para ver si podían ver a Ruffin acechando o deslizándose por los pasillos. (Fuente: Bien jugador)

Deja un comentario