En los años 20, un espectáculo de fenómenos salvó la vida de más de 6500 bebés prematuros. Los hospitales los dejarían morir; pero un doctor "falso" llamado Martin Couney exhibiría a los bebés en una vitrina experimental llamada incubadora. Usó las ganancias para pagar el programa, con una tasa de supervivencia del 85%.

El hombre que dirigió una atracción de carnaval que salvó a miles de bebés prematuros no era un médico en absoluto Las enfermeras con uniformes blancos almidonados y los médicos con batas médicas atendían a los bebés en incubadoras de vidrio y acero. Los bebés habían nacido muchas semanas antes de tiempo y muy por debajo de un peso saludable al nacer. Las tiendas no hacían ropa ...

En los años 20, un espectáculo de fenómenos salvó la vida de más de 6500 bebés prematuros. Los hospitales los dejarían morir; pero un doctor "falso" llamado Martin Couney exhibiría a los bebés en una vitrina experimental llamada incubadora. Usó las ganancias para pagar el programa, con una tasa de supervivencia del 85%. Leer más »